Acuasec | Como quitar humedades en casas antiguas

Como quitar humedades en casas antiguas

Como quitar humedades en casas antiguas

Cuando se presentan problemas de humedad en el hogar u otros establecimientos, necesitamos tomar decisiones que conlleven a una solución definitiva del problema. Para ello será necesario determinar el tipo de humedad y llevar a cabo el tratamiento oportuno en cada caso.

¿A qué se debe la presencia de humedad en exceso en casas o construcciones antiguas?

Existen una gran cantidad de factores relacionados con las prácticas y materiales de construcción de viviendas antiguas. Primeramente, podemos indicar el insuficiente aislamiento de los elementos estructurales con el terreno, que aunado a la propiedad de porosidad presente en dichos materiales (la piedra en especial) conllevan a un alto indicio de formación de humedades afectando directamente a las paredes de los bajos por estar en contacto directo con el terreno.

También es frecuente observar estas consecuencias en reparaciones de fachadas ya sea por deterioro o por mala ejecución, en las cuales el agua se ha ido filtrando poco a poco, abriéndose camino a lo largo de todo el material dispuesto. Es importante saber que la mayoría de las paredes no poseen aislamiento entre las caras interna y externa, promoviendo la existencia de puntos en los que la superficie de dichas paredes estén lo suficientemente frías en su parte externa produciendo condensaciones.

Tipos más comunes de humedad

Para eliminar la humedad de la casa hay que comenzar por distinguir los factores presentes en ello. Eliminar las humedades en una vivienda necesita de una primera clasificación de la humedad sobre la que vamos a trabajar. Un ejemplo común: si el establecimiento no se encuentra en contacto con el suelo, el problema nunca será producido por humedad de capilaridad.

Capilaridad

Son las humedades que afectan a la base de los edificios por medio del vapor ascendente del sustrato en que está construido.

Condensación

Dentro de la vivienda generan problemas superficiales relacionados a contactos constantes con líquidos que causan finalmente problemas de mohos y olor a humedad.

Filtración

Como se menciona; es una entrada de agua, en estado de agregación líquida, que cruza el muro o pavimento. El proceso de entrada se da por medio de la capilaridad.

Cómo solventar el problema general de la condensación y humedades

Con una adecuada instalación de un sistema de ventilación forzada, se lograrán efectos beneficiosos para conservar la rigidez y calidad de una estructura, esto debe asumirse como inicial a la hora de pensar en la construcción de una estructura. La ventilación forzada es un componente adicional a la ventilación natural, ambas actúan conjuntamente en la prevención de humedades, pero es la ya primera mencionada la ideal para zonas o intersticios donde la renovación de aire se dé en menor cantidad, por ejemplo en el tramo perpendicular de una pared con el techo, ranuras de columnas en contacto con el techo, zonas de espacio reducido que puedan contener mayor cantidad de vapores, etc.

Se necesitan de soluciones por medio de la ventilación. Principalmente, es utilizado el método de presión por ventilación que no es más que hinchar los alrededores de la casa por medio de presión excesiva, la técnica podría relacionarse al momento en el que se hincha un globo, esto con el fin de renovar el aire dentro del lugar y disminuir la temperatura para evitar la aparición de rocíos.

La mayoría de los casos de humedad comienzan a ser evidentes a la hora de supervisar elementos generales en la construcción durante chequeos regulares. Como primera resolución, lo lógico es cerciorarse de que no existen ningún problema relacionado con la construcción inicial. Asimismo, si la construcción requiere de mantenimiento, el protocolo adecuado y el nivel de profesionalidad a seguir, serán los que mantendrán la integridad de la casa a lo largo del tiempo desde un comienzo, reduciendo daños en la estructura en caso de existir modificaciones inadecuadas de una fachada o incluso limpiezas de rutina que expongan zonas propensas a alta porosidad, degenerando en filtraciones y desgaste consecutivo.

Lo importante para identificar el fenómeno que cause la humedad, más específicamente, el tipo de humedad, será la evaluación del material. El agua aparece comúnmente en las estructuras por la condensación del vapor de agua si las diferencias de temperatura del exterior y el interior son acentuadas, es decir: está presente de forma líquida, siendo observable al caer por la superficie externa de las paredes (condensación), pero también puede existir en presencia de filtraciones por grietas en las intersecciones de la edificación (humedad por filtración).

Más aún, si el material ha sido desprovisto o no se ha tratado con ningún barniz impermeable, la piedra podrá ser traspasada por el líquido si este está en contacto con una fuente que permite el flujo de agua, y es aquí dónde queremos llegar: ya que se está en presencia de un fenómeno de capilaridad en los materiales, sin importar el tipo de filtración.

Las consecuencias similares de primer diagnóstico pueden observarse en forma de fisuras, manchas negruzcas de consistencia alcalina, entre otros.

La manera de tratar este tipo de humedad ha mejorado con el paso del tiempo, y actualmente existe un método altamente efectivo sin error humano que utiliza principios de la física eléctrica. Se procede a la instalación de un aparato conocido como centralita de radio. Este realiza electro-ósmosis de manera remota o inalámbrica que incide directamente en el punto de filtración donde la humedad se encuentra. El proceso reduce costos en mano de obra y uso de instrumentos así como evitar modificaciones físicas de la superficie afectada (taladros, espátulas, remoción de cementos, etc.). El funcionamiento de este instrumento radica en modificar a nivel microscópico los valores electrostáticos del vapor de agua, el principal causante de este tipo de humedad.

dermatitis humedad

 

Riesgos en la salud de las personas a causa de la humedad

La vivienda sufre defectos de ventilación y por lo tanto, la renovación del aire es deficiente. Todas las viviendas que están apoyadas en el suelo, bajo el nivel del suelo o a cualquier altura por encima de la primera planta son propensas a presentar humedad por condensación, generando mohos y posterior mal olor, esto debido a fallos en el aislamiento térmico o estancamiento de las partículas.

Pueden generarse problemas de salud y daños irreversibles. Las manchas y moho presentes en libros, muebles, prendas de vestir incluso la propia pared y/o techo pueden degenerar en patologías por cultivos de bacterias como alergias y problemas cutáneos como también en infecciones principalmente dermatológicas ya que el número de ácaros aumentará progresivamente.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis