Acuasec | Humedades en sótanos

Humedades en sótanos

Humedades en sótanos

Si existe un problema común a los sótanos, construcciones por debajo del nivel del suelo o que colinden con jardines, son las humedades. Sean por la causa que sean, este problema acarrea consigo daños estéticos y estructurales a las viviendas, que, si se detectan y tratan a tiempo, puede evitarse que dicho problema se expanda del sótano a cualquier lugar de la casa, llegando incluso a debilitar la estructura en sí misma.

Por esta razón, es necesario que conozcas qué  son las humedades en los sótanos, cuales son sus características más comunes, y qué oportunidades tienes contra este tipo de humedades a fin de evitar su invasivo avance a través de la estructura de tu  vivienda. Da respuesta junto a nosotros a la gran interrogante cómo saber si hay humedad en mi casa?

¿Qué son las humedades en sótanos y por qué se producen?

Ya que los sótanos son estancias construidas por debajo del nivel del suelo, lo más natural es que el agua propia de la tierra encuentre surcos donde colarse a través de las estructuras, que, al igual que la tierra misma, son construidas con materiales porosos por los cuales el agua puede pasar.
Por esta razón, si no se detecta a tiempo cualquier signo de humedad en este tipo de habitaciones, los cimientos de la estructura de la estancia entera podrían verse gravemente afectados.

Conviene aclarar que es típico que edificios viejos o muy antiguos tengan humedades, pues estos regularmente no fueron impermeabilizados de manera correcta. Pero no te preocupes, siempre se puede eliminar las humedades en paredes de casas antiguas.

Aún así, no debéis olvidar que son justamente los sótanos los que tienen una tendencia mayor a sufrir de humedades debido a su ubicación, siendo la causa más común de estas las filtraciones. En algunos casos también se trata de humedades por capilaridad debido a la capilaridad en los muros de piedra, material con el que usualmente se construyen los muros.

El origen de las humedades a veces no es sencillo de determinar, ya que puede haberse producido por un hecho específico como el rompimiento de algún canal o de una arqueta de aguas que pasen justo debajo de la vivienda. De hecho, muchos de estos eventos son los causantes del problema de humedades en Madrid, sumado al mal revestimiento o impermeabilización de las edificaciones.

Sin embargo, cuando los problemas por humedades en el sótano suelen presentarse de manera periódica, su origen puede ubicarse en el subsuelo y su causa más común son las filtraciones  exteriores durante las temporadas de lluvia o deshielo, pues este exceso de agua que se produce es absorbida por los materiales como ya se ha mencionado.

Este problema de humedades en el sótano también pudiera presentarse a causa de la producción excesiva del vapor de agua en estas estancias, lo que es típico de los sótanos que actúan como lavandería dentro de la casa. Este tipo de humedades se conocen como humedades por condensación y se pueden evitar más fácilmente si tan sólo se procurase una ventilación apropiada de la habitación. Para detectarlas fíjate si tienes ventanas que se condensan o  los cristales del sótano se empañan con frecuencia.

¿Cuáles son las señales visibles de las humedades en sótanos?

Lo ideal para detectar cualquier problema de humedades en vuestro sótano es que observéis con regularidad las paredes del mismo, ya que los primeros signos de este tipo de humedades comienzan regularmente en ellas y las van deteriorando de manera progresiva, así que la buena noticia es que puedes detectarla a tiempo si te mantienes alerta.

Debes observar en primer lugar si vuestras paredes tienen manchas de agua o de salitre en las paredes e incluso si la pintura de las mismas comienza a desprenderse o a abombarse. En caso de tratarse de humedades por capilaridad, lo más frecuente es que la misma produzca en vuestras paredes moho y hongos que terminaran no solo afectando la salud de vuestra casa sino también de vuestra familia.

Es importante señalar que este tipo de problemas de humedades va debilitando progresivamente la estructura, y en el caso de que la misma haya sido construida con ladrillos, estos se van deshaciendo con el tiempo. El olor intenso a humedad también es otra señal a la que debes de  estar atento para detectar un posible problema de humedad en vuestro sótano.

Procedimientos más comunes para eliminar las humedades en el sótano

Hay quienes se enfocan en colocar placas de pladur antihumedad, pero esto no trae ninguna solución al problema. Pues, según sea el tipo de humedades que se sufran en el sótano, se practicará uno u otro procedimiento conforme a su eficacia ante el caso específico. Por ejemplo, cuando se trata de humedades por capilaridad se utilizan esencialmente dos tipos de procedimientos:

Inyección de resinas hidrorepelentes

Consiste simplemente en inyectar estas resinas en los muros o paredes afectadas a fin de formar una barrera o capa impermeable. Para ello se realizan una serie de agujeros en varias hileras por la zona baja de la pared. Es en estos agujeros donde se introduce a presión la resina, y esta se encarga de taponar los capilares bloqueando así la humedad. Este procedimiento es aplicable en muros de piedra, de mampostería, con cámaras de aire y por supuesto en muros de ladrillo macizo.

Electroósmosis inalámbrica

El segundo procedimiento más utilizado consiste en una deshumectación de toda la zona afectada por las humedades mediante un dispositivo electrónico, el cual, siendo una especie de centralita, se coloca en la pared. Ahora bien, basado en el principio físico de electro ósmosis, mediante el cual se invierte la polaridad de las particulas de agua, este procedimiento busca frenar el ascenso de las humedades a través de la mampostería.

Al contrario del procedimiento anterior, este método no es invasivo, pues el aparato electrónico que se utiliza es inalámbrico y se coloca sobre el muro sin necesidad de hacer obra alguna y sin interferir con los demás dispositivos electrónicos que se puedan estar utilizando dentro de la vivienda.

Cualquiera sea el procedimiento que se utilice y con el que se haya logrado eliminar las humedades del sótano, siempre será necesario practicar un último paso para sanear por completo los daños ocasionados en las paredes o muros del mismo. Este último paso no es más que la restauración estética aunque se trate de un daño mínimo en los muros o paredes.

Se debe proceder a dicha restauración cuando se haya secado el agua en su totalidad. Una vez no hay el más mínimo rastro de agua se procede a utilizar morteros microporosos especiales y para finalizar se utilizan pinturas antihumedad sobre los muros o paredes tratados no sólo para protegerlos, sino también para prevenir futuros daños.

 

Ahora bien, cuando el problema es generado por filtraciones, la impermeabilización en sótanos y garajes es la opción más inteligente para tratar con este tipo de humedades y acabar con ellas de una vez por todas.

1Comentario

Deja un comentario

Le llamamos gratis