Acuasec | Humedades por capilaridad en muros y paredes

Humedades por capilaridad en muros y paredes

Humedades por capilaridad en muros y paredes

Uno de los tipos de humedades más comunes que existen son las humedades por capilaridad. Miles de muros y paredes se ven afectadas por el ascenso del agua de la tierra a través de los materiales con los que han sido construidos, debilitando su estructura y poniendo en riesgo a toda la familia.

Por esa razón, es importante que se detecte de manera temprana cuando se tiene un problema de humedades por capilaridad, sólo así podréis aplicar el tratamiento adecuado y propicio para rescatar tus paredes y muros del desgaste que este tipo de humedades conlleva.

¿Qué son las humedades por capilaridad?

Si habéis comenzado a observar manchas en tus paredes que se forman de manera horizontal y van ascendiendo, o podéis observar algunas eflorescencias salinas, ten cuidado, tus muros y paredes seguro están sufriendo a causa de las humedades por capilaridad.

Este tipo de humedades, también conocida como humedad de cimientos, se produce por el ascenso del agua que se encuentra en el suelo de manera natural y sube justamente por los poros o capilares que tienen los materiales con los que se ha construido el muro o la pared, como lo son los ladrillos, las piedras, la arena, etc.

Los capilares son pequeños canales del diámetro de un cabello, los que a su vez se conectan con huecos pequeños que la estructura o el material contiene, y, mientras más delgado sean los capilares del material, mucha más agua subirá a través de ellos
Ahora bien, el detalle más importante está en que esta agua que sube del suelo tiene un alto contenido en sales, las cuales además provocan oxidación, por lo que descomponen los revestimientos y también provocan el crecimiento de hongos y bacterias que a su vez producen el olor intenso y característico de la humedad.

Las sales además, descomponen la estructura de los materiales ya que aumenta su higroscopicidad, es decir, aumenta exponencialmente la absorción de la humedad del ambiente por parte de los materiales de construcción. Es justamente debido a este efecto que es primordial eliminar en primer lugar los revestimientos que han sido afectados por las sales, solamente así se podrá reparar y eliminar las humedades por capilaridad de manera efectiva.

Entre todos los tipos de humedades, la humedad por capilaridad no depende del cambio estacional, por lo que se sufre durante todo el año ya que los suelos están hidratados durante todo el año también. Sin embargo, en las temporadas en que aparecen las lluvias, el terreno es incapaz de absorber toda el agua que estos eventos climatológicos generan. Ese exceso de agua en el suelo es lo que hace que los capilares se inunden y comience a subir toda esa agua a través de las paredes y muros de la vivienda.

Y no se trata de que seamos completamente vulnerables a sufrir este tipo de problemas, pues estos efectos de las humedades por capilaridad también suceden porque los materiales de aislamiento que se utilizaron para la construcción de la vivienda tenían defectos, o porque hubo una mala ejecución de los trabajos de impermeabilización. Es más, este problema de humedades por capilaridad es más frecuente en las casas antiguas.

Así que, aunque las humedades por capilaridad son bastante comunes, no todas las casas sufren a causa de ella, y si tu casa ya ha venido sufriendo y no te has dado cuenta, observa los siguientes síntomas.

Síntomas de que tengo humedades por capilaridad en casa

Además de los indicios ya mencionados, podéis observar el resto de tu casa, pues ella te dirá a través de otros signos que las humedades por capilaridad la están deteriorando. Sabrás que tu casa sufre a causa de las humedades por capilaridad si observas que:

  • La madera se pudre
  • Los metales se oxidan
  • Los revestimientos se ampollan
  • Las cerámicas o baldosas se despegan
  • Se deteriora el mobiliario sin razón aparente
  • Se desmoronan las piedras y las juntas
  • Se engloban los empapelados
  • Hay un fuerte y constante olor a moho
  • Se forma moho en ciertos lugares de la casa

¿Como puedo solucionar los problemas de humedades por capilaridad en muros y paredes?

Todo dependerá de cual sea el origen de la misma, pero una vez que la empresa especializada en detección y eliminación de humedades identifique la raíz del problema, decidirá de manera asertiva cual será el tratamiento más adecuado para acabar con este tipo de humedades, ya que existen varias opciones, sobre todo si quiere saber como quitar humedades en casas antiguas. Los tres métodos más comunes son:

Rehacer el aislamiento hidrófugo

Esta es la primera y más tradicional opción, sin embargo, es una de las más complejas y se aplica principalmente a las construcciones antiguas, ya que es común entre ellas que no posean una barrera que aísle el ascenso de la humedad como lo son la capa aisladora o el aislamiento hidrófugo horizontal.

Este tipo de reparaciones consiste en cortar de lado a lado los muros que se encuentran afectados por la humedad por capilaridad. Este corte se hace por encima del nivel del suelo a unos 15 cm de altura.

Con esto buscamos reemplazar los sectores de la pared dañados por hileras de ladrillos elaborados con mezcla impermeable. De igual modo suele utilizarse una membrana asfáltica o plástica con el fin de lograr una barrera hidráulica de protección, lo que actuará como capa aisladora, barrera que impedirá el ascenso de la humedad.

Éste método tiene una muy buena efectividad cuando el mismo es bien ejecutado, sin embargo, es un método destructivo porque implica demoler la estructura de la vivienda, por lo que no puede ser aplicado en muros medianeros o en casas habitadas.

Inyección de resinas

La segunda opción que se puede aplicar para solucionar los problemas de humedades se llama inyección de resinas. Este método consiste en la aplicación de un líquido a base de siliconas que resulta impermeabilizante.

Este líquido se infiltra en la parte inferior del muro o las paredes que tienen problemas de humedad para crear una barrera impermeable o una capa aisladora, ya que esta silicona se cristaliza y evita el ascenso del agua a través de los capilares.
Para poder infiltrar las resinas se perforan dos filas de agujeros de unos 13 milímetros de diámetro, en un ángulo de 45°, perforándose el espesor de la pared hasta sus ⅔, esto hará que se distribuya el producto de manera uniforme.

Electroosmosis inalambrica

Esta es la tercera opción que se posee y es la menos invasiva de todas, consiste solamente el la colocación de un pequeño aparato electrónico que genera una onda de frecuencia capaz de cambiar la polaridad entre los muros y el terreno y aunque no lo parezca es un método muy efectivo para invertir la dirección en la que migra el agua, revirtiendo así el problema de humedad en muros y paredes.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis