Acuasec | ¿Cómo saber qué tipo de humedades existe en tu casa?

¿Cómo saber qué tipo de humedades existe en tu casa?

el-problema-de-las-humedades-en-valencia

¿Cómo saber qué tipo de humedades existe en tu casa?

Con el invierno a la puerta, las lluvias y el frío, las probabilidades de que tu casa sufra de humedades aumenta de manera exponencial, y regularmente, aunque es un problema muy común en la mayoría de los hogares, se tiene la tendencia a ignorar un poco sus síntomas y a postergar la tarea de eliminarlas, lo que olvidamos es que mientras se procrastina el tratamiento de las humedades, la casa y la salud sufren daños.

Para evitar estos daños, es preciso conocer qué tipo de humedades existen en tu casa,sólo así daréis el tratamiento adecuado a la que específicamente está deteriorando tus paredes, techos o suelos. Descubre a continuación qué tipo de humedades existen y aprende a detectar la que tienes en tu casa.

¿Cómo reconocer si tienes un problema de humedad en casa?

Ya que los problemas de humedades son bastante comunes, quizás la mayoría de las personas también sepa diferenciar cuando comienza a atacar la humedad en el hogar, sin embargo, hay señales que pasan desapercibidas y que se deben tener en cuenta para una detección temprana de las humedades y un tratamiento oportuno de las mismas.

La forma más común de identificar que hay un problema de humedad en casa es a través de las manchas negruzcas en las paredes o el enmohecimiento de las mismas, y, aunque ciertamente en algunos hogares se encuentran a simple vista, es más frecuente que estas manchas y enmohecimiento se escondan un poco y se ubiquen en lugares poco accesibles, lo que por supuesto entorpece la detección temprana de las humedades en sí.

Por ello, hay que estar atentos a los olores intensos que se desprende de estos lugares cargados de humedad, ya que por lo general, estos olores se encuentran vinculados a los hongos y el moho típico de los lugares húmedos y oscuros los cuales liberan esporas. De hecho, estos olores nos pueden ser de gran ayuda para ubicarlos aunque se escondan muy bien. La aparición de insectos de la humedad también nos sirve de alerta ante la presencia inminente de un problema de este calibre.

Otra forma de detectar los problemas de humedades, es supervisar que las superficies de madera no muestran cambios. Pues, la madera, como el techo y las paredes son zonas en las que se detecta más fácilmente dichos problemas. Así que si tu mesa o cualquier otra superficie de madera se encuentra manchada de manera inexplicable, entonces tu casa está siendo atacada por la humedad y sus daños.

De igual modo, los ambientes de la casa donde se concentre más vapor de agua como los cuartos de baño, fregaderos, cocinas y sótanos, deben ser habitualmente revisados. Por supuesto, no se deben ignorar los desconches de pintura en las paredes y el deterioro de las juntas de los azulejos del cuarto de baño. Las ventanas y los espejos de la casa empañados constantemente, también son buenos indicadores de los problemas de humedades.

¿Cuales son los tipos de humedales que existen?

Una solución temprana y efectiva a los problemas de humedades te ahorrará dinero a la larga, por esa razón, debes aprender a reconocer las diferencias en los tipos de humedades en una vivienda y cuales son los 4 tipos de humedades más comunes que existen:

Humedades por capilaridad

Las humedades por capilaridad surgen en los lugares que se encuentran en contacto directo con el suelo, el agua y las sales propios de estos penetran desde abajo y surcan a través de los materiales porosos con los que se construyen las paredes, por lo que las manchas que van dejando son regularmente horizontales. Esto sucede porque la estructura no ha sido impermeabilizada o porque la impermeabilizaron mal y lo más común es encontrar sus huellas en garajes, sótanos o plantas bajas.

Humedades por filtración

El segundo tipo de humedades más común son las humedades por filtración. este tipo de humedades aparece en el interior de las casas cuando el agua penetra a través de los tejados, fachadas o muros, o, cuando existe alguna fuga de agua o algún tubo roto dentro de las paredes, esto en el caso de las tuberías empotradas, además del aislamiento inexistentes o defectuoso de las canalizaciones de aguas fluviales. En comparación con las humedades por capilaridad, su origen resulta un poco más difícil de discernir.

Humedades por condensación

Las humedades por condensación se diferencia de los otros dos tipos de humedades porque surge no del exterior sino del interior de la vivienda, a causa de todo el vapor de agua generado en casa, ya que en las actividades cotidianas se produce mucho de este en los cuartos de baño y cocina del hogar, originando contrastes o choques de temperatura entre el exterior y el interior de la propiedad.
Este tipo de humedades se presenta principalmente todo durante el invierno, porque es la temporada en que hace más frío y las casas se mantienen más calientes en el interior y por supuesto cerradas. Se puede observar principalmente en ventanas y muebles de los cuartos de baño y cocinas donde mayor cantidad de vapor se genera. Encontrar soluciones para la humedad por condensación es mucho más sencillo que en los dos casos anteriores, a menos que se trate de una falla estructural que solo un especialista pueda enmendar.

Humedades medioambientales

Las viviendas ubicadas en la playa o en la montaña sufren de humedades constantes y agresivas, pues de manera natural, estas zonas suelen ser justamente más húmedas que otras zonas del terreno.
Por ello se le llama humedades medioambientales, porque se suscitan no por una falla de la vivienda en sí sino porque el medio en donde están ubicadas son o muy fluviales o porque las sales del mar, que son altamente abrasivas, se transportan en la brisa marina con mucha facilidad y van dejando marcas de salitre en las paredes. Aprende cómo quitar el salitre de la pared en muy pocos pasos después de reparar la fuente de la humedad.

¿Se pueden prevenir los problemas que causa la humedad?

La respuesta a esta pregunta es un rotundo sí, pues hay muchas opciones que os ayudarán a prevenir las humedades en tu casa. Empezando por evitar comprar una casa con humedades. Ahora bien, entre las alternativas más comunes y efectivas se encuentran:
Ventilar a diario los espacios propensos a humedecerse. Es necesario generar corrientes de aire dentro de la casa para evitar así la acumulación de humedades en algunas zonas específicas.

Tender la ropa preferentemente fuera de la casa, claro está, siempre que sea posible, incluso, lo ideal es lavarla y plancharla con ventilación externa.
Evitar usar la calefacción a muy alta temperatura, pues esto condensa el agua del ambiente en ventanas y techos. La reparación de humedades por condensación no es tan complicada como la reparación de los otros tipos de humedades, así que no tengas temor de poner manos a la obra y acabar con este problema.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis