Acuasec | ¿Qué hacer cuando hay humedad por condensación?

¿Qué hacer cuando hay humedad por condensación?

¿Qué hacer cuando hay humedad por condensación?

La humedad por condensación es una de las humedades más comunes en los hogares. Puede aparecer en todo tipo de superficies, desde paredes y techos, hasta puertas, vasos, ventanas, pisos, madera, ladrillos, etc. Su aparición puede ocurrir por una gran cantidad de razones, pero las frecuentes son los cambios de temperatura del interior del hogar y el exterior.

El exceso de vapor de agua es sumamente dañino para las construcciones. Cuando los materiales las absorben, comienzan a degradarse. El deterioro no ocurre de forma inmediata, sino con el tiempo. La pintura empieza a tener burbujas y caerse, además su tonalidad comenzará a cambiar. Aparecerán manchas oscuras, marrones o negras. Asimismo, si no se hace una limpieza, el moho comenzará a expandirse.

Los hongos son usuales en casas con altos niveles de humedad. Estas liberan toxinas perjudiciales para los humanos. Pueden causar todo tipo de enfermedades y afecciones, tales como:

  • Dolores de cabeza.
  • Afecciones en el tracto respiratorio superior.
  • Debilitamiento del sistema inmunitario.
  • Rinitis alérgica.
  • Alergias en la piel.
  • Tos frecuente.
  • Congestión nasal.
  • Irritación en la garganta o en los ojos.
  • Enfermedades asmáticas.
  • Bronquitis.

Igualmente, la humedad afecta a tu descanso, impidiendo que puedas tener un sueño completo y, en casos graves, provocar insomnio. Por estas razones, es necesario saber qué hacer cuando tu hogar tiene un problema de condensación.

 

¿Qué es la humedad por condensación?

Antes de explicarte más sobre las acciones para disminuir y eliminar este tipo de patologías de construcción, primero debes manejar ciertos términos. Se habla de humedad por condensación cuando las temperaturas exteriores e interiores del hogar tienen una diferencia de un mínimo 3%. Si un espacio cerrado es más caliente que el ambiente externo, entonces el vapor de agua sufrirá de un cambio químico donde pasará de ser gaseoso a líquido.

Se forman gotas de agua cuando se toca una superficie fría, que pueden ser ventanas, paredes, techos, puertas, vasos, etc. Esto lo puede notar cuando te duchas con agua caliente, los espejos y las paredes tendrán gotas, esto es la condensación. Por otro lado, para poder medir el nivel de humedad de un espacio, hay que emplear un aparato conocido como higrómetro.

Humedad Relativa

La medición de la humedad relativa es la que indicará si el hogar sufre de un exceso de vapor de agua. Se trata de la relación que hay entre el vapor de agua que está en el aire y la máxima cantidad que es capaz de contener a una temperatura específica. Se determina por medio de porcentajes, donde 100% es la máxima cantidad de humedad que puede haber en un espacio. Cuando esto ocurre, se determina que la calidad del aire es extremadamente mala y poco apta para la vida humana, animal y vegetal.

Los niveles aceptados de humedad para un espacio cerrado es entre el 40% y el 55%. Dentro de estos parámetros, todos los seres vivos no sufrirán de ningún tipo de efecto negativo ocasionado por el vapor de agua. Pero, si el porcentaje es menor al recomendado, se tendrá una sensación de resequedad en la piel, alergias, tos, entre otros. Si supera el límite, aparecerán ácaros, moho y bacterias extremadamente perjudiciales. Cabe señalar que, por sí misma, la humedad perjudica la artritis reumatoide, esto sucede por la presión que genera.

La condensación sucede principalmente por el punto de rocío. Se trata de la temperatura que debe tener el aire para condensar el vapor de agua y convertirlo es líquido, ya sea en escarcha o rocío.

Si quieres ampliar tu información sobre el tema, te recomendamos leer nuestro post Humedades por condensación, ¿las cubre el seguro?

¿Cómo eliminar y prevenir la humedad por condensación?

Para eliminar la humedad por condensación, si el problema no es extenso y los materiales no han absorbido profundamente el agua, lo que debes hacer es realizar una limpieza a todas las superficies, apenas aparezcan los rocíos. Utiliza una mezcla de agua y jabón o desinfectante para llevar a cabo la higienización.

En caso de aparición de moho, emplea cloro o lejía diluida en agua. Esto eliminará todos los microorganismos, pero debes tener una protección adecuada. Recuerda que estos hongos expulsan toxinas, por lo que al limpiarlas tienes que usar guantes, mascarilla, protectores faciales y un traje que cubra cada parte de tu cuerpo.

También, puedes emplear limpiadores fungicidas, que están especialmente hechos para eliminar hongos. Todo lo que debes hacer es aplicarlos y dejarlos actuar durante 5 minutos aproximadamente, y limpiar el material. Cualquier tipo de paño u esponja que uses, deben ser desechados.

Una vez que estés libre de la humedad por condensación, te recomendamos mejorar el aislamiento térmico de las superficies. No se trata de subir la calefacción, pues esto lo que hace es favorecer la condensación y el aumento de la humedad. Debes proteger tus paredes con un material aislante, de modo que el calor evite que el vapor de agua se condense. Existen pinturas hidrofóbicas que evitan que el agua sea absorbida por los materiales de construcción.

Prevención

Sin duda, una de las mejores maneras de prevenir que la humedad por condensación vuelva a afectar tu hogar, es promover la correcta ventilación de los espacios cerrados. Si es posible, mantén las ventanas abiertas o, por lo menos, déjalas así unos 10 o 15 minutos todas las mañanas o en intervalos de tiempo.

Te aconsejamos que durante este proceso abras tus armarios y sótano. El aire estancado es uno de los causantes de la humedad, por eso dejar que las corrientes entren en el hogar evita que dicho problema ocurra.

Algo que debes entender es que los aires acondicionados no eliminan la humedad, pero pueden ayudar a prevenirla o controlarla. Debes configurar la temperatura del aparato para que no sea extremadamente diferente al del ambiente. Es decir, en los climas invernales y fríos, lo mejor es establecer un rango de  21 a 23 °C.

En temporadas de verano o extremo calor, la temperatura del hogar debe estar entre los 23 a 25 °C. Asimismo, Es importante tener extractores de humo en la cocina. Estos vapores también son causantes de la condensación del vapor de agua.

Si el problema de humedad por condensación es extremadamente grave, entonces debes acudir a profesionales. En Acuasec disponemos de los equipos y la experiencia necesaria para identificar el origen del problema y solucionarlo de forma definitiva. Contáctanos llamando al 902 922 352.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis