Acuasec | Humedades en fachada de una comunidad

Humedades en fachada de una comunidad

Humedades en fachada de una comunidad

Humedades en fachada de una comunidad

Las humedades en fachada de una comunidad son bastante comunes. Esto se debe a que las fachadas son el elemento de la construcción que más se encuentra expuesto a los cambios climáticos y, por tanto, es uno de los que más se deteriora.

Por esta razón es sumamente importante proteger las fachadas a fin de evitar las humedades, ya que, con el tiempo, estas pasan al interior de las viviendas. Sin embargo, cuando se trata de humedades en fachada de una comunidad, repararlas a veces no es tan sencillo, por lo que te invitamos a seguir leyendo para descubrir que hacer si este es tu caso.

El verdadero problema de las humedades en fachada de una comunidad

Cuando surgen humedades en fachada de comunidad, ya sea que se presente una filtración, o el piso muestre condensación constantemente, o la capilaridad siga subiendo por los muros, lo primero que sucede es que todos quieren evadir la responsabilidad de la reparación.

Comienzan a preguntarse si acaso le compete al constructor, o al promotor por entregar en venta un espacio defectuoso, o a la comunidad de vecinos o simplemente al propietario de la propiedad afectada.

Este es el mayor problema, que alguien se haga cargo a tiempo, por el contrario, a veces solo se va pasando el tiempo y los usuarios de la propiedad pierden la paciencia ante una solución que no termina de llegar.

Lo cierto es que, en estos casos, nadie parece realmente saber a quién corresponde la responsabilidad legal. De hecho, en la jurisprudencia española, podemos encontrar sentencias judiciales en ambos sentidos.

Por si fuera poco, cada Audiencia Provincial en España tiene su jurisprudencia. Así que, si no queda más remedio que ir a juicio, nuestro abogado deberá investigar mucho para poder defender con solvencia la causa.

Humedades en fachada de una comunidad

¿Entonces, qué se debe hacer ante humedades en fachada de una comunidad?

La humedad en la fachada termina por afectar el interior de las propiedades. Estas pueden presentarse por diversas causas, por lo que, lo primero que hay que hacer es diagnosticar con qué tipo de humedades estamos lidiando y que la está generando.

De este modo se podrá determinar quién es el responsable al que debemos reclamar. Por esta razón es importante poder contar con un dictamen pericial en el que se cuantifique y se relacionen los daños producidos, el origen de las humedades y la propuesta valorada de solución de los problemas presentes.

Para determinar de manera efectiva un análisis de la naturaleza de la humedad, nuestra mejor opción es consultar con expertos. Ese análisis debe llevarnos a determinar el origen real, sino sucede así, y lo que se tiene a la mano es un diagnóstico erróneo, esto nos llevaría a un fracaso inminente en la toma de decisiones que hagamos posteriormente.

Debemos considerar que tomar malas decisiones siempre nos llevará a una pérdida de dinero, ya que no se solventará realmente el problema.

Ahora bien, con la evaluación del especialista lo que se busca es obtener ese documento validado del que ya hablamos. Allí debe describirse la causa inequívoca de las humedades, junto a un abanico de soluciones a la causa planteada.

Además, cada una de estas soluciones debe precisar cómo se propone atajar la humedad, junto a las garantías que ofrece cada planteamiento con su consecución, y, por supuesto, la inversión económica que implicará la implantación del mismo.

¿Quiénes son los responsables?

En caso de que la humedad en fachada de comunidad se deba a grietas o fisuras en la misma, o que haya alguna deficiencia en la impermeabilización, se consideraría responsable a la comunidad de propietarios. Estos deben afrontar la reparación de las humedades en respuesta a lo que dictamina el artículo 10.1.a de la Ley de Propiedad Horizontal.

Este artículo obliga a la comunidad a efectuar todas las obras que sean “necesarias para el adecuado mantenimiento y cumplimiento del deber de conservación del inmueble y de sus servicios e instalaciones comunes, incluyendo en todo caso, las necesarias para satisfacer los requisitos básicos de seguridad, habitabilidad y accesibilidad universal…»

Por otra parte, si la fachada es contigua al solárium de una comunidad adyacente, esto también puede llegar a influir en la aparición de las humedades, y, si el origen de los problemas de fachada se encuentra en la comunidad vecina, esta última la que debe asumir la responsabilidad de los daños y su oportuna reparación.

Siempre debe haber mediación entre las partes

Una vez que se tenga el informe pericial sobre la mesa, solo resta tratar de conseguir acuerdos que puedan beneficiar lo más posible a los implicados. En estos casos, la mejor opción es que el Presidente y el Administrador tomen las medidas necesarias.

Pues, en muchos casos, se pretende considerar la voz y el voto de la comunidad de vecinos en pleno, haciendo mucho más largo y engorroso el proceso de mediación. Debemos considerar que mientras más graves sean los desacuerdos, mayor tiempo pasará hasta que se inicie una verdadera resolución.

En estos casos, el peor daño colateral es que mientras más tiempo pase, la humedad se va agravando, lo que supondrá un costo mayor, dejando al abanico de soluciones planteadas en el informe técnico inicial como insuficientes para superar el problema.

Humedades en fachada de una comunidad

Conclusiones

  • No existe una respuesta definitiva ante la asignación de las responsabilidades de humedades en fachadas de comunidad. Es necesario primeramente determinar la causa que da a origen al tipo de humedad que se está presentando.
  • Se debe determinar con precisión el tipo de humedad y el origen de la misma de manos de un especialista.
  • El especialista debe realizar y entregar un informe técnico de los daños y los costos de las posibles soluciones.
  • La resolución de las humedades con celeridad dependerá de la buena voluntad de las partes involucradas para dar una solución efectiva y a tiempo.
Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis