Acuasec | ¿Qué humedades cubre el seguro?

¿Qué humedades cubre el seguro?

que-humedades-cubre-el-seguro

¿Qué humedades cubre el seguro?

Las humedades son un problema que genera serios dolores de cabeza y, en muchos casos, grandes gastos, por eso, cuando hacen aparición en las viviendas lo más común es que te preguntes qué humedades cubre el seguro. En respuesta a ello, hemos escrito este post para guiarte sobre qué tipo de seguros podrían ser útiles para reparar las humedades y qué gastos cubren exactamente.

que-humedades-cubre-el-seguro

¿Cuáles son los tipos de seguros que incluyen las humedades?

Ninguna edificación está exenta de llegar a sufrir problemas de humedad. Pues, cualquiera sea el tipo de inmueble en el que habites, tanto por las paredes, el piso o el tumbado, tu casa está provistas de tuberías que transportan el líquido vital. Por ello es tan importante llegar a pensar que necesitas contratar un seguro que pueda cubrir los daños por humedad.

Veamos a continuación que tipos de seguros dan cobertura en estos casos:

Seguro de Multirriesgo

Cuando se contrata un seguro de hogar, lo más habitual es que tengan una cobertura multirriesgo. Este tipo de coberturas debe proteger a tus bienes de los daños que más comúnmente pueden afectarlo, tanto en lo que respecta a su contenido como a su continente. Y que además responda ante la sociedad civil.

Entre los riesgos que cubren este tipo de seguros son los incendios, fenómenos o desastres atmosféricos, roturas de cristales y robo y averías que el agua pudiera producir. En algunos casos, también pudieran llegar a cubrir la asistencia de hogar, el servicio jurídico, cerrajería urgente y daños por animales domésticos.

Este tipo de seguros también pueden llegar a responder por los daños producidos por la omisión del cierre de grifos o llaves del agua. Este apartado se debe verificar en donde se indican las coberturas del continente.

Seguro de daños

El seguro de daños contempla la cobertura sobre los daños que se pueden originar por el agua que corre por las tuberías. Nada tiene que ver con los fenómenos atmosféricos o climatológicos, sino con las averías específicas en las tuberías de las viviendas.

Dependiendo del tipo de aseguradora, dicha cobertura puede ser opcional, pero, lo que sí es cierto es que no es una cobertura exclusiva como pudiera ser la cobertura de incendio.

Seguro de edificación

Es seguro cubre principalmente aquellos daños causados a la edificación durante el proceso de la construcción, como pudieran ser las consecuencias de un incendio, una explosión, el impacto de un vehículo, robo con violencia, negligencia en los trabajos y otros accidentes imprevistos que pudieran afectar la obra asegurada, salvo ciertas exclusiones específicas.

Seguro de hogar

Este tipo de seguro será de aplicación cuando sean imputables los daños al propietario de la vivienda. No aplica cuando la reparación es responsabilidad de otros agentes, como pudiera ser la Comunidad de Propietarios, la empresa constructora o algún vecino.

Además, el dueño de la casa deberá pagar la reparación cuando la causa no esté ligada a un elemento común al edificio. Por ejemplo, las humedades originadas por deficiente estanqueidad de elementos privativos y propios, como lo son una ventana, un sanitario o un desagüe. Pues, en estos casos, la impermeabilización y el sellado se aplican sobre las piezas de propiedad particular.

De ser este el caso, la obligación legal de poner remedio a la situación recae exclusivamente sobre el propietario de la vivienda. Una vez que quede demostrada la responsabilidad del propietario, si la póliza cubre la reparación de las humedades, el contratante de la póliza debe realizar una reclamación en forma y tiempo para que el seguro se haga cargo de la reparación.

Para ello se requiere un informe técnico de humedades, el cual será la mejor herramienta para hacer fuerza ante el seguro. Sin embargo, es válido mencionar que un seguro de hogar estándar, cubre los daños estéticos sin problema, pero regularmente no cubren la subsanación de la causa del problema de humedad.

De hecho, algunas aseguradoras exigen que te hagas cargo del problema y cuando puedas demostrar que has conseguido eliminar el origen de la humedad, ellos se harán cargo de reparar los daños estéticos que las humedades hayan generado. Como, por ejemplo, sustituir el parqué afectado, cambiar el cableado, pintar la pared nuevamente, etc.

que-humedades-cubre-el-seguro

¿Qué humedades cubre el seguro?

Existen diferentes tipos de humedades, y, en función de su origen, cada uno debe ser tratado individualmente si lo que se busca es erradicarlas de manera definitiva. Para ello es necesario realizar un diagnóstico que confirme el tipo de humedades que está afectando nuestra vivienda. Con un diagnóstico correcto implica siempre un ahorro considerable de tiempo, dinero y molestias, ya que podemos aplicar el tratamiento más adecuado.

Entre los tipos de humedades que puede llegar a cubrir el seguro encontramos:

Humedades por condensación

El fenómeno de la condensación puede llegar a causar problemas de humedades, además de estimular la proliferación de moho en los lugares más húmedos de la casa. Sumado a todos los daños estéticos que ocasiona, la condensación, al prolongar su presencia en nuestras casas, va generando problemas respiratorios en quienes están expuestos a ese ambiente nocivo.

Asimismo, las humedades por condensación deterioran los elementos de madera que se encuentren en el hogar, incluyendo los marcos de puertas y ventanas. Y aunque en muchos casos la condensación es causada por una ventilación deficiente, en otros casos, aparece, aunque se ventile a diario la casa.

En estos casos se puede acudir a la cobertura que da el seguro de hogar en busca de asesoramiento. Sin embargo, la mayoría de las pólizas de seguros y viviendas excluye los daños causados por las humedades por condensación.

Humedades por fugas

Este tipo de humedades que terminan por producir filtraciones, suelen aparecer en zonas donde la impermeabilización adecuada brilla por su ausencia. Esto permite que el agua se abra paso a través de los muros, las fachadas o los sótanos.

En algunos casos de mayor gravedad, las fugas producen daños estructurales, desprendimientos del revestimiento, goteras y fallos en la instalación eléctrica. Las filtraciones se pueden diferenciar fácilmente de las condensaciones por la marca de agua que deja tras su paso, frente a la marca oscura de moho típica de las humedades por condensación.

Este tipo de humedades si llegan a ser cubiertas por los seguros de hogar siempre y cuando cumplan con las pautas arriba mencionadas.

Ahora bien, quizás se pudiera llegar a pensar que los seguros de hogar no son de gran utilidad por lo que se pudiera prescindir de ellos. Aun así, se debe considerar que este tipo de seguros supone una garantía ante posibles daños o reclamaciones que pudiéramos sufrir en nuestro domicilio. Por lo tanto, contratar el seguro de hogar o de multirriesgo más adecuado, puede ser una buena medida de ahorro.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis