Acuasec | Cómo la humedad afecta a nuestra ropa

Cómo la humedad afecta a nuestra ropa

como-la-humedad-afecta-a-nuestra-ropa

Cómo la humedad afecta a nuestra ropa

La humedad puede llegar a ser realmente molesta si la dejamos desarrollarse libremente en nuestras casas. Pues no solo serán las manchas en las paredes o los cristales continuamente empañados. También nuestra ropa se verá afectada cuando en nuestro hogar comience a presentar un exceso de humedad en su interior.

Por esa razón el día de hoy queremos enseñarte acerca de cómo la humedad afecta nuestra ropa y qué podemos hacer para intentar recuperarla.

como-la-humedad-afecta-a-nuestra-ropa

¿Cómo la humedad afecta nuestra ropa?

Cuando la humedad comienza a atacar nuestra casa y nuestros armarios aparte del mal olor que tiene característico es bastante común que la ropa comience a llenarse de manchitas de color blanco. Incluso, en algunos casos comienza a coger pelusilla o se va decolorando.

Mantente atento a las prendas de cuero o de piel, estas siempre son las primeras en evidenciar un problema. Si comienzas a observar grietas o manchones blancos en estas prendas, el daño sobre el resto de nuestra ropa es sólo cuestión de tiempo.

como-la-humedad-afecta-a-nuestra-ropa

¿Qué genera la humedad en nuestros armarios?

¿El causante? La humedad por condensación que se cuela a nuestros armarios. Este tipo de humedades se presenta en nuestros armarios principalmente por dos razones.

En algunos casos sucede que nuestro armario tiene un defecto de aislamiento. Estos defectos es usual conseguirlos en armarios empotrados o en aquellos que se encuentran recostados contra las paredes exteriores de la vivienda.

Esto hace que se concentre una temperatura muy fría al fondo del armario y por supuesto esta condición termina favoreciendo la formación de humedades por condensación.

Cuando así sucede, no necesariamente la humedad relativa del aire es elevada, más bien, es la baja temperatura del armario la que condiciona la aparición de este tipo de humedad.

Por otra parte, también puede suceder que en nuestro hogar hay un exceso de humedad interior por falta de ventilación del aire. Esto no afectará solamente la ropa, sino también nuestro calzado, nuestro armario y muchas otras superficies de la casa.

De hecho, hasta se vuelve típica la aparición de moho en esos lugares que son de difícil ventilación, como por ejemplo los canapés de las camas y las partes traseras de las mesillas de noche. Siempre debes tener en cuenta que el espacio que tenga menor ventilación, manifestará una mayor concentración de humedad.

como-la-humedad-afecta-a-nuestra-ropa

¿Cómo solucionar ambos casos?

Cuando la humedad se concentra en nuestros armarios por un defecto en su aislamiento, la solución más efectiva pasaría por reforzar el aislamiento térmico de la pared sobre la que se superpone el armario.

Ahora bien, dependiendo del tipo de construcción, se podría optar por un aislamiento mediante trasdosado interior. Otra opción sería aplicar un aislamiento en la cámara de aire, o un aislamiento por el exterior.

Claro está, estos métodos son costosos y quizás te lo pienses dos veces antes de querer contratar a alguien para que los ejecute. Puedes probar primero separar unos centímetros el armario de la pared si tu armario no está empotrado como medida paliativa.

También puedes intentar forrar el armario con algún material de baja conductividad térmica. El objetivo con ambas medidas es el mismo: evitar la transmisión de temperatura por contacto directo con la pared exterior.

Sin embargo, si al aplicar cualquiera de las dos opciones no ves mejora alguna, lo mejor será buscar una empresa profesional que evalúe la situación y dé un diagnóstico de cómo mejorarla o eliminarla. Hay gastos que a la larga terminan ahorrándonos mucho.

Cuando se trata de un problema de exceso de humedad interior

Si por otro lado, es un exceso de humedad relativa en el interior de la casa el problema, la solución más precisa es favorecer la ventilación interior de la estancia. A medida que seamos capaces de propiciar las corrientes de aire dentro del hogar, por ejemplo, mediante la abertura combinada de puertas y ventanas, lograremos minimizar el problema.

Esta ventilación también debemos procurarla en nuestro armario. Podríamos mantener las puertas y los cajones del armario entre abiertas para así favorecer su ventilación interior. Otra alternativa es abrir un par de agujeros en la parte superior del armario o en alguna otra zona no visibles. Esto ayuda mucho a mantener el flujo de aire continuo.

Si nuestro armario es empotrado, podríamos hacer la abertura en el frente y ocultarla posteriormente con una rejilla.
Debemos estar enfocados en que nuestro objetivo es renovar el aire para evitar la condensación por el exceso de vapor de agua.

En dado caso que la humedad fuese extensiva a paredes, ventanas u otras superficies, habría que plantearse la idea de recurrir a dispositivos de ventilación externos. En el mercado hay múltiples alternativas en función de las necesidades que presente cada quien.

Erradicar por completo la humedad de una vivienda es en realidad un proceso bastante complejo. Puedes ciertamente aplicar pequeños trucos caseros para tratar de eliminarlas.

Usar deshumidificadores, ubicar bolsitas de arroz o bolas antihumedad dentro del armario, pero si observas que los pequeños trucos no logran acabar con las humedades, recuerda que entonces tu mejor opción es contactar con profesionales de la humedad.

como-la-humedad-afecta-a-nuestra-ropa

¿Cómo eliminar el olor de humedad de la ropa rápidamente?

Lo primero que debes hacer para quitar el olor a humedad de la ropa es identificar de dónde procede exactamente ese olor tan desagradable. Pues este origen puede tener varias causas y cada causa debe ser tratada de manera específica.

Por ejemplo, si el olor a humedad proviene de haber tenido la ropa encerrada en el armario mucho tiempo, bastará con lavar las prendas y airear el armario antes de volver a guardarlas en él.

Puedes también evitar la humedad en los cajones y armarios con cajitas deshumidificantes. Estas son capaces de absorber la humedad ambiental y conducirla al interior de un recipiente, manteniéndola lejos de nuestra ropa.

Si prefieres utilizar un método más casero, podéis preparar saquitos absorbentes con sal gruesa dentro de bolsitas de malla, incluso puedes usar medias viejas.

Eso sí, os conviene revisar bien el armario y los cajones y verificar que no se ha estado formando moho dentro de ellos. De encontrarte con esa tan poco agradable sorpresa, trata de retirarlo rápidamente con detergente y lejía.

Ahora bien, si la ropa ha desarrollado o está desarrollando moho, éste no solo causa mal olor en tus prendas, sino que también puede llegar a ser muy nocivo para la salud. Debes proceder rápidamente a eliminarlo con una mezcla de agua y lejía, ya sea lavándolo en lavadora o a mano.

Una vez que hayas eliminado el moho de la prenda, debes dejarla secar completamente y comprobar que el olor se ha ido. De no ser así deberás volver a lavarla. Y, de estar muy comprometida la prenda a causa del moho, lo mejor será deshacernos de ella.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis