Acuasec | ¿Por qué lloran las ventanas?

¿Por qué lloran las ventanas?

¿Por qué lloran las ventanas?

¿Por qué lloran las ventanas? Este es un problema muy común sobre el que ya nos han preguntado en varias ocasiones.

El que las ventanas lloren no solo nos impide mirar afuera y tener una vista nítida del paisaje, sino que atrae humedad al interior de la habitación y evita que la temperatura se estabilice, haciéndonos gastar más en calefacción o aire acondicionado.

Por eso, hoy quiero explicarte por qué ocurre este problema de humedad y ahondar un poco en los problemas que puede ocasionar. Y también te explicaré como solucionarlo. Así que, si te interesa resolver el llanto de tus ventanas, no dejes de leer hasta el final.

¿Por qué lloran las ventanas? ¡Por el frío y la humedad!

Las ventanas lloran por la misma razón que llueve o aparece el rocío en la madrugada: un proceso físico llamado condensación. Si recuerdas las clases de física del colegio, seguro ya sabes de qué se trata. Pero si no es así, no te preocupes, te explicaré de nuevo en qué consiste la condensación, y por qué hace que las ventanas lloren.

La condensación es cuando una sustancia pasa del estado gaseoso al estado líquido. Así que el llanto de las ventanas no es otra cosa que el vapor de agua presente en el aire, que se convierte en agua líquida en las cercanías de la superficie de la ventana.

¿Por qué ocurre esto? Por un descenso de temperatura, al igual que ocurre con la lluvia, el rocío y muchas otras manifestaciones de la condensación. Pero no siempre que baja la temperatura, lloran las ventanas, ¿verdad…? La razón es que, para que esto ocurra, interviene otro factor: la humedad relativa.

La humedad relativa es la cantidad de vapor de agua en el aire. O, dicho de otra forma, qué tan húmedo está el aire. Cuando la humedad relativa es alta y desciende la temperatura, las ventanas lloran. Y, en ocasiones, intensamente si la humedad es mucha y el descenso de la temperatura es rápido. Es por ello que, con frecuencia, las ventanas lloran en la noche y la madrugada.

Por supuesto, el llanto de las ventanas también depende del material y el perfil de la ventana. Por ejemplo, la condensación en las ventanas de doble acristalamiento es mucho menor que en las de vidrio simple, sobre todo si hay un buen nivel de impermeabilidad. Y, si es de vidrio simple y aluminio sin RPT (rotura de puente térmico), es posible que llore hasta de día.

Efectos negativos del llanto de las ventanas

Ahora bien, aunque al principio parece hasta curioso que las ventanas lloren en determinados momentos, es preciso que sepas que esto puede tener algunos efectos negativos.

El vaho, por ejemplo. O que las gotitas de agua entren al interior de la habitación y humedezcan demasiado el lugar, lo que podría ser un problema si quien lo ocupa padece de asma, alergias u otras afecciones respiratorias. Ello por no mencionar que el paso de gotitas al interior dificulta que la temperatura se estabilice. Así que tendrás que gastar más en calefacción durante el invierno, y en aire acondicionado en verano.

Y no olvides la posibilidad de que aparezca moho, un efecto no solo desagradable y molesto, sino peligroso. Porque si padeces problemas respiratorios o tienes un sistema inmunitario no muy fuerte, la presencia del moho puede hacer que los síntomas de tu enfermedad se intensifiquen.

¿Por qué a veces hay más humedad en el marco que sobre el cristal?

Otra pregunta común que se hace mucha gente, es por qué a veces la ventana llora más en la parte del marco que sobre la superficie del cristal. Y la respuesta es muy sencilla: la superficie que más rápido se enfría, es sobre la que se condensa primero el vapor de agua.

Como el aluminio conduce la temperatura mejor que el cristal, se enfría más rápido. Así que, si el marco es de este material, el vapor de agua se condensará primero en esa zona. Esto se nota más si la ventana tiene un doble acristalamiento, ya que este formato hace que el calor se disipe más lentamente en el vidrio.

Es por esta razón que, en las ventanas de buena calidad, el aluminio viene con rotura de puente térmico (RPT), por lo general de un material aislante como la poliamida u otros similares, evitando que el calor huya a través del marco cuando la temperatura desciende.

Por los motivos expuestos arriba, es que las ventanas con marco de PVC o carpinterías de madera difícilmente lloren por la parte del marco, ya que estos materiales son mejores aislantes que el aluminio. Así que, en estas ventanas, la parte llorona es el acristalamiento.

¿Cómo evitar que las ventanas lloren?

Hay muchas formas de reducir la condensación del vapor del agua en las superficies de la ventana. Por ejemplo, evitar secar la ropa en los radiadores y, en su lugar, ponerlas a secar en el exterior, ya que al evaporarse aumentan la humedad relativa del aire.

Otro consejo es mantener baño y cocina ventilados, para evitar que el vapor se concentre en un solo lugar (usar un campana extractora en la cocina funciona muy bien). En todo caso, trata de alejar los muebles de las ventanas (y las paredes, que también lloran) para que la humedad no les afecte.

Y no olvides mantener la calefacción a bajo nivel durante un buen rato, para que las superficies de la casa, como puertas, ventanas y paredes, alcancen un mínimo de temperatura que no propicie la condensación. Si enciendes la calefacción al máximo, habrá cambios bruscos de temperatura, y algunas partes acapararán todo el calor, mientras otras se enfriarán y habrá condensación.

Pero lo cierto es que ninguna de estas medidas evita que las ventanas llore. A veces, ni siquiera un cambio de ventana lo hace, ya que las características térmicas y de humedad de la habitación y los elementos dentro de ella pueden propiciar la condensación, incluso en ventanas de carpintería de madera y doble acristalamiento.

¿Qué hacer entonces? Si ves que tus ventanas no paran de llorar, lo mejor es contratar un profesional que se encargue de atacar el problema de raíz, diagnosticando las causas de la condensación en tu caso particular, y aportando una solución definitiva.

En Acuasec, tenemos profesionales capaces de diagnosticar tu problema de manera gratuita y en tiempo récord, y ofrecerte un presupuesto económico que se adapta a tus necesidades, con la finalidad de solventar y erradicar por completo tu problema de humedades. Así que no dudes en ponerte en contacto con nosotros ahora mismo.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis