Acuasec | ¿Por qué se filtra el agua por las paredes?

¿Por qué se filtra el agua por las paredes?

¿Por qué se filtra el agua por las paredes?

Entre las causas de humedad más frecuentes en los hogares están las filtraciones. Casas, oficinas, empresas, edificios y todo tipo de edificaciones pueden llegar a sufrir de este problema. Las superficies, ya sean muros, techos, terrazas, paredes, sótanos, etc., son los más afectados y pueden llegar a tener una degradación y caída del material de construcción y la pintura.

Cuando las humedades saturan los materiales, microorganismos como el moho comienzan a surgir. Estos pueden identificarse con facilidad porque tienden a ser manchas negras y marrones o sustancias pegajosas adheridas en la pared. Además de aspecto, los olores desagradables que generan son otros indicativos de su aparición.

La humedad afecta a tu descanso y también aumenta las dolencias en las personas que padecen de afecciones en los músculos y en los tendones. Las personas que pasan una gran cantidad de tiempo en un espacio infectado comienzan a tener alergias, irritación en los ojos y garganta, enfermedades en los pulmones, asma, bronquitis, tos constante, entre otros.

Uno de los peligros de la filtración es la posibilidad de degradar tanto el material hasta el punto de caída. En casos extremadamente graves, un derrumbe es una posibilidad. Por estas razones, te diremos algunas de las acciones que pueden tomar en caso de tener una humedad por filtración.

¿Qué es la humedad por filtración?

La humedad por filtración se produce cuando los materiales de construcción tienen un exceso de agua. Esta puede originarse por una grieta, fisura o rotura de las tuberías que están entre las paredes, techos, tejados y pisos.  Los materiales porosos, como los ladrillos o el yeso, son capaces de absorber y almacenar líquidos hasta que los mismos comiencen a erosionarse.

Debes saber que también puede ocurrir por la acumulación de agua lluvia durante las tormentas o tempestades. Una de las principales razones por las cuales los materiales sufren de estos problemas, es porque no están impermeabilizados o dicha capa protectora es deficiente debido a que no está correctamente aplicada sobre la superficie.

Cuando esto ocurre, el agua se abre paso a través de la fachada y comienza a provocar daños. Además del visible deterioro, la filtración puede generar goteras en la zona afectada. Estos son indicios que te permiten determinar el tipo de humedad que tienes en tu hogar. Las paredes no aisladas y protegidas son los sitios ideales para la propagación de microorganismos como el mho o plagas como los ácaros.

Capilaridad

Si bien es cierto que hay diferencias entre la humedad por capilaridad y condensación, así como la de filtración. La primera está relacionada con la última. En temporadas de lluvia, fuertes inviernos,  los terrenos quedan impregnados por una gran cantidad de agua. Estos líquidos que se encuentran en el subsuelo pueden llegar a subir a la superficie. Se trata de un fenómeno donde al agua «trepa» hasta los cimientos de las construcciones.

Se forman tubos capilares que permiten el paso del agua al hogar. El líquido durante este trayecto arrastra todo tipo de minerales, fluoruros y sales. Los mismos quedan atrapados y absorbidos en los materiales porosos y sin aisladores. Se cristalizan y acumulan hasta saturar por completo la superficie. Es en este punto donde comienza a notarse la humedad. Pueden ocurrir filtraciones y goteras.

La capilaridad tiende a aparecer en las zonas bajas de las paredes y en los pisos, pero si se trata de un caso grave, entonces es posible que llegue hasta el techo. El agua puede trepar por los cimientos y superar los 5 metros. Es común que ocurra en sótanos, pero a veces puede llegar hasta los pisos superiores.

Si quieres aprender más sobre el tema, te invitamos a entrar en nuestro post Cómo evitar humedades por filtraciones de lluvia

¿Cómo solucionar las filtraciones?

A diferencia de la humedad por condensación, las filtraciones deben ser reparadas por profesionales, ya que en muchas ocasiones los problemas son provocados por daños en las tuberías, las que te pertenecen o las del vecino, agua acumulada en los tejados o por la capilaridad.

Si notas goteras, manchas de humedad, olores agrios o a tierra mojada y la caída de la pintura, debes acudir a un plomero o llamar a una empresa dedicada a la erradicación de humedades, tal como Acuasec. Nosotros contamos con profesionales capacitados que pueden determinar el origen del problema y encontrar una solución puntual y personalizada. Tenemos equipos modernos, además de la experiencia necesaria para conocer la causa y la gravedad del problema.

Sin duda, una de las formas de evitar que las filtraciones ocurran es impermeabilizar correctamente todos los lugares vulnerables: paredes, terrazas, muros, tejados, terrazas, techos, etc. Si ocurre en los marcos de las ventanas, puedes emplear selladores especializados después de retirar las siliconas en mal estado y limpiar la superficie afectada.

En caso de ladrillos, puedes raspar las superficies llenas de humedad, retirar los restos infectados, limpiar el moho restante con una manguera que genere presión, y finalmente dejar secar por unos días y aplicar un impermeable.

Daños por capilaridad

Si los daños son provocados por la capilaridad, entonces debes llamar inmediatamente a profesionales en el tema. En estos casos se emplean materiales y maquinarias especializadas que deben ser manejadas por personas que saben del tema. Una de las soluciones es la inyección de resina. Se necesitan realizar perforaciones de al menos 12 mm en la superficie afectada.

Una vez que estén estas aperturas listas, se empleará una pistola especial para inyectar la resina. La profundidad de la perforación y la cantidad de agujeros serán determinados por la gravedad de la humedad por capilaridad que tenga el material de la construcción afectado.

Otra forma de resolver el problema es por medio de la electroósmosis. Es una de los métodos más complejos, pues se trabaja con una máquina que genera un campo eléctrico que atrae las partículas salinas que posee el agua acumulada. Existen dos forma de utilizar este sistema, el activo y el pasivo. El primero usa elementos que generar electrodos. El segundo funciona mediante ondas electromagnéticas que empujan la humedad al subsuelo.

Si tienes este problema, te invitamos a contactar con nuestro equipo de atención al cliente llamando al 902 922 352. Atenderemos tu caso con la profesionalidad que te mereces.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis