Acuasec | ¿Cómo evitar la humedad por capilaridad en obra nueva?

¿Cómo evitar la humedad por capilaridad en obra nueva?

como-evitar-la-humedad-por-capilaridad-en-obra-nueva

¿Cómo evitar la humedad por capilaridad en obra nueva?

Cuando compras una vivienda de obra nueva, lo que menos esperas en encontrarte con problemas de humedades. Pero lo cierto es que ningún tipo de edificación está exenta de llegar a tener humedades por capilaridad en tiempos de lluvia cuando todas las condiciones están dadas. Descubre a continuación cómo evitar la humedad por capilaridad en obra nueva para que ese problema no afecte tu inmueble.

como-evitar-la-humedad-por-capilaridad-en-obra-nueva

¿Qué es la humedad por capilaridad?

La capilaridad en sí es la propiedad física que tienen los líquidos para escalar hasta cierta altura cuando se encuentra en el interior de pequeños conductos o tubos. Es por ello que la humedad es capaz de subir desde el suelo sobre el que ha sido construido la vivienda a la estructura en sí. Esta agua proveniente del terreno sube por las paredes hasta alcanzar cierta altura a través de los ductos que tienen el diámetro de un cabello, de allí su nombre.

Así sucede cuando las edificaciones no cuentan con las berreras impermeabilizantes necesarias para evitar que el agua suba, por esta razón son justo las plantas bajas las que son más afectadas por este tipo de humedades.

Efectos de la humedad por capilaridad en obra nueva

La humedad por capilaridad produce evidentemente un deterioro notable en nuestra propiedad. De no atacarse a tiempo, puede llegar a erosionar progresivamente la estructura interna de las paredes. Este problema puede tornarse realmente grave hasta el punto de llegar a perjudicar toda la integridad de la vivienda.

La presencia de humedades que suben del suelo implica la proliferación de hongos y moho a una velocidad abismal. También implica la caída del revestimiento y la formación de salitre. Deteriora de manera paulatina la calidad del aire en el interior de la vivienda. Lo que traerá como consecuencia efectos negativos para la salud de sus habitantes.

Además, como las paredes se encontrarán húmedas en su parte inferior, se verá reducida la eficiencia energética de la vivienda. Lo que implica un gasto energético mayor para mantener la vivienda en una temperatura confortable durante el invierno. Las instalaciones eléctricas también pueden ser afectadas por el agua que sube del suelo, ya que comúnmente se ubican cableados y tomas eléctricas en las partes bajas de las paredes.

como-evitar-la-humedad-por-capilaridad-en-obra-nueva

Causas y consecuencias de la humedad por capilaridad en obra nueva

Si la humedad por capilaridad hace presencia en un edificio de obra nueva, lo hará en los pisos bajos. Pues ataca la estructura de los edificios desde el terreno. Es por ello que en un principio sus síntomas no son tan notables. Entre los primeros síntomas que se pueden observar son las manchas en la parte baja de las paredes y la posterior caída del revestimiento.

Esto es causado por la presencia natural del agua en el suelo y en el terreno que rodea la estructura, en especial durante la época de lluvia. En sí, los materiales de construcción poseen una porosidad propia de su naturaleza.

Si los cimientos y muros de la edificación no se encuentran impermeabilizados, toda esa humedad de la tierra comienza a ascender, y empapa la estructura hasta cierta altura. Pero el agua no sube sola, arrastra consigo las sales y minerales que componen el suelo.

Es bastante común encontrar paredes o muros con síntomas visibles de humedades en los primeros 70 u 80 cm desde el suelo. La humedad por capilaridad puede alcanzar cierta altura, sin embargo, esto dependerá de varios factores. Como, por ejemplo, el tipo de material utilizado en la construcción del inmueble y la porosidad del mismo. Así como también del nivel de evaporación en la zona y la cantidad de agua en el terreno.

Cuando se comienzan a ver las manchas oscuras en el exterior de los muros y paredes, es porque en su interior se encuentran empapados de agua. Lo que terminará por afectar todo a su paso, ya sean cables o pilares. Este problema suele empeorarse durante las épocas de lluvias. Como puedes observar, se trata un problema bastante complejo que es mejor evitar, y, cuando hace aparición, debe ser tratado por profesionales, quienes encontrarán una solución definitiva.

como-evitar-la-humedad-por-capilaridad-en-obra-nueva

¿Cómo evitar la humedad por capilaridad en obra nueva?

Quienes están pensando construir una vivienda deben tener muy en cuenta la humedad por capilaridad a fin de evitarla. Evitar este problema nos ahorrará dolores de cabeza y gastos futuros muy elevados. Además, solo una casa libre de humedades es una casa segura estructuralmente.

Por ello, en la fase de proyecto se deben tomar todas las medidas pertinentes para prever este tipo de humedades. Se debe realizar una evaluación y análisis del terreno y de cuál es el comportamiento de las aguas subterráneas. Con esto se conseguirá recabar toda la información detallada y fiable para adelantarnos a todos los riesgos reales que podrían llegar a amenazar la vivienda.

Es justamente a partir de allí que podemos empezar a diseñar soluciones que sean realmente efectivas ante la inminente problemática de la humedad por capilaridad. Puesto que este tipo de humedades tiene su origen en el agua del terreno, se debe evitar su entrada. Esto nada más se puede lograr al minimizar los puntos de contacto entre la estructura y el terreno.

Además, es necesario prever un adecuado sistema de drenaje para conseguir alejar el agua de las zonas bajas del edificio. También se deben impermeabilizar todos los puntos de la estructura que entren en contacto con el terreno. Se deben colocar barreras impermeables en el apoyo de los forjados para evitar el contacto con la zona húmeda.

En caso de proyectar la excavación de un sótano, este debe ser concebido como un vaso impermeable. Únicamente así se evitará que penetre el agua a la estructura, ayudándolo mediante redes de drenaje perimetrales bajo la solera cuando el nivel freático es muy cercano a la superficie.

Por otra parte, cuando son las aguas de escorrentía las que amenacen la estructura, se puede planificar la construcción de drenajes menos exigentes, apoyados en cámaras bufas y drenajes bajo la solera.

Como ves, la única forma de evitar las humedades por capilaridad en obra nueva es tomando todas las previsiones necesarias antes de la construcción de la vivienda y realizando cada paso de la mano de los expertos. Solamente de esta manera evitarás este tipo de humedad tan dañina para tu inmueble.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis