Acuasec | Diferencias entre humedad por capilaridad y condensación

Diferencias entre humedad por capilaridad y condensación

Diferencias entre humedad por capilaridad y condensación

Las diferencias entre humedad por capilaridad y condensación son variadas y es necesario identificarlas para poder realizar un diagnóstico y tratamiento que resuelva el problema. Estas humedades son las más comunes en los hogares españoles, sobre todo en épocas frías e invernales.

Son sumamente peligrosos para las estructuras de las construcciones debido a que debilitan los materiales al punto de derrumbe, en los casos más graves. Asimismo, tienen un efecto negativo en la salud de las personas que frecuentan o pasan horas en los sitios afectados por el vapor de agua.

Los daños provocados pueden ser complejos, por lo que puede perjudicar las fianzas de las personas afectadas. El seguro podrá cubrir la humedad de la casa. No obstante, las pólizas solo atienden casos específicos.

Sabemos que este es un tema importante, por lo que hemos decidido brindarte la información que necesitas para saber las diferencias entre humedad por capilaridad y condensación.

Antes de empezar, te recomendamos contratar una empresa profesional anti-humedad como Acuasec para obtener un diagnóstico certero, además de un tratamiento que elimine todo el problema.

¿Qué son las humedades por capilaridad y condensación?

Antes de conocer las diferencias entre humedad por capilaridad y condensación, primero debes saber con exactitud qué son y cómo se originan. En tal sentido, la capilaridad es provocada por un complejo fenómeno en donde el agua sube o trepa por las superficies del hogar. Luego es absorbido por el material de construcción, deteriorándose y debilitándose.

Esta es un tipo de humedad que nace en el subsuelo. Cuando llega la época de lluvia o invierno, los terrenos quedan impregnados por una gran cantidad de líquidos. Esta agua comienza a subir a la superficie hasta penetrar los cimientos de las construcciones.

Se forman los conocidos tubos capilares por donde pasa el agua. Esta misma arrastra una gran cantidad de minerales, fluoruros y sales que ingresan en los materiales, cristalizándose y provocando una saturación. Es en punto donde comienza a notarse síntomas visibles de la humedad.

Manchas de diversos tonos en las paredes y suelos, desprendimiento de la pintura, fuerte olor a humedad, deterioro de las superficies afectadas, entre otros. Es uno de los más complejos en identificar, ya que puede confundirse con la humedad por filtración. Se necesitan expertos en el tema para solucionarlo.

Condensación

La humedad por condensación es extremadamente frecuente. De hecho, de todos los tipos de humedades, esta es la más fácil de detectar y de producirse en los hogares. Cuando la temperatura del ambiente es mayor que la de un espacio cerrado, el vapor de agua pasa de un estado líquido a sólido cuando alcanza el punto de rocío.

Las gotas de agua comienzan a notarse cuando las temperaturas externas o internas difieren en un 3% o más con las superficies. La humedad se transforma al tocar superficies frías, ya sean vidrios, paredes o techos. La razón por la cual es tan frecuente, es porque puede originarse mientras la persona se ducha, lava la ropa, cocina o utiliza aparatos de calefacción.

La condensación está relacionada con la humedad relativa, el cual se trata de la relación entre el vapor de agua del aire y el máximo porcentaje que puede llegar a tener a una temperatura determinada.

Las principales diferencias entre humedad por capilaridad y condensación

Una de las principales diferencias entre humedad por capilaridad y condensación es su origen. Las causas de su aparición son completamente distintas. La humedad por capilaridad proviene del agua retenida del subsuelo, que al subir a la superficie a través de los tubos capilares, es absorbida por los materiales de construcción.

Por su parte, la condensación se da por cambios de temperatura en el ambiente y en el interior del hogar. Cuando la humedad relativa alcanza un porcentaje específico, aparece el fenómeno punto de rocío. Los vapores de agua se condensan y transforma en gotas sobre las superficies frías.

Tiempo de aparición

La humedad por capilaridad es un problema que comienza a notarse cuando los síntomas son visibles. Las sales presentes en el agua ingresan al material y lo deterioran, causando así desconchones, inestabilidad de la estructura, manchas de diversas tonalidades, etc.

En el caso de la condensación, al originarse por cambios de temperatura, su aparición es inmediata. Cualquier superficie fría puede llegar a tener esas características gotas de agua, incluyendo un vaso de vidrio, las ventanas, las puertas, entre otros.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo también son ligeramente diferentes en ambas humedades. Aunque el clima es un elemento común, en la capilaridad se requiere de una acumulación de agua en el subsuelo. Esto significa que no solo puede aparecer por climas lluviosos e invernales, sino también por tuberías rotas o con fisuras que se encuentren por debajo de la construcción.

La evaporación del aire, la humedad, la porosidad de los materiales, la duración de la temporada lluviosa, tempestades, la falta de calidad en los cimientos y la poca impermeabilidad, son aspectos que tienen un papel importante en la aparición y avance de la humedad por capilaridad.

La condensación tiene como principal factor de riesgo el clima, pero también las actividades diarias que pueden causar el aumento de la humedad en el aire. Las cocinas, cuartos de baño y ventanas son las zonas más perjudicadas.

Prender el calefactor para que un espacio esté extremadamente cálido, puede provocar la aparición de este tipo de humedad. Al igual que en el caso anterior, el nivel de impermeabilidad y calidad de materiales será determinante en la aparición de manchas por condensación.

Manchas y zonas dañadas

Las manchas causadas por la capilaridad tienden a surgir en zonas bajas de las paredes y en los suelos, además de tener formas como las olas. Esto se debe a su origen. No obstante, en casos graves, el agua puede llegar a trepar hasta 5 metros, por lo que el techo puede ser perjudicado. En muchos casos se extienden de manera vertical y se notan en un área específica.

La condensación no genera manchas inmediatas, los problemas comienzan cuando las gotas de agua se producen de manera constante. En estos casos, las manchas y el desconchado de la pintura aparecen en distintos puntos del hogar, pero sobre todo donde haya una mayor condensación no tratada.

Si tienes estos problemas de humedades, no dudes en contactar con nuestro equipo de atención al cliente. Te ofrecemos un diagnóstico y presupuesto totalmente gratuito.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis