¿Cómo afecta la humedad a nuestros mayores?

acuasec humedad mayores abuelos

¿Cómo afecta la humedad a nuestros mayores?

EL INVIERNO, LA HUMEDAD Y LOS ABUELOS

En nuestras vidas existen unos seres realmente especiales, sin duda llegan a ser grandes mentores, aliados, compañeros, los que nunca dicen que “No” a nada, son nuestro refugio, amigos de confianza y los más consentidores; pues claro que hablamos de los abuelos, a quienes amamos y nos aman como nadie, pero en ocasiones olvidamos que ya están mayores y cargados de padecimientos.

Por esa razón debemos cuidarlos y brindarles un ambiente confortable y cómodo, pero sobre todo proporcionarles un entorno saludable. En este sentido, debemos vigilar sus viviendas de situaciones desfavorables como las humedades, procurar mantenerlos alejados de ellas y de todos los perjuicios a los que éstas conllevan.

Asimismo, es importante prepararlos para sobrellevar la temporada de invierno, puesto que los ancianos muestran un déficit de tolerancia a las temperaturas extremas; y cuando se trata del frío, prácticamente consigue las mismas consecuencias que las de las humedades.

 

¿Cómo afectan el invierno y las humedades a los abuelos?

 Los ancianos constituyen uno de los grupos de personas más vulnerables al exceso de humedad y a los bajos climáticos. El moho y los ácaros producidos por las humedades liberan bacterias que causan asma y otras infecciones respiratorias, así como irritaciones, alergias, dermatitis y rinitis; también agudizan las enfermedades reumáticas, las cuales son más comunes en los abuelos.

En este orden de ideas, el Journal of Rheumatology, ha hecho saber en una investigación, que la mayoría de las personas que padecen de artrosis son afectadas por los factores del clima y las humedades. El estudio explica que las bajas temperaturas y el exceso de humedad agudiza el dolor espontaneo característico de este tipo de patologías.

Por todas estas razones, es importante conservar un nivel de humedad saludable en los hogares de nuestros abuelos, igualmente proporcionarles todo lo necesario para soportar el clima invernal, sobre todo en aquellas ciudades en donde las temperaturas son extremas. Debemos tener en cuenta que la negligencia con respecto a la solución de estos problemas, en ambos casos, pudiese tener consecuencias graves e incluso la muerte.

 

¿Cómo cuidar a los abuelos durante el invierno?

 Mantener una temperatura adecuada en el hogar: ya hemos mencionado que el frío extremo deriva consecuencias fatales en los ancianos; una de ellas es el incremento de la presión arterial, situación muy peligrosa, que implica una amenaza de infarto de miocardio o un derrame cerebral. De este modo, lo recomendable es mantener una temperatura entre 18° a 25°, con ayuda de un calefactor o aisladores térmicos.

  1. Temperatura fuera de casa: es recomendable cerciorarse del grado de la temperatura externa, de esta manera podemos calcular cómo abrigarlos adecuadamente. De igual forma, estimar el tiempo máximo de permanencia en el exterior; no es apropiado exponerlos por periodos prolongados a bajas temperaturas.
  2. Actividad física y paseos: el frío afecta negativamente en el proceso de circulación de la sangre. Por eso es preciso que el anciano realice algún tipo de actividad física; este tipo de ejercicios favorecerá no sólo la circulación, sino también la actividad cardíaca. Se aconseja hacerlo en aquellas horas del día en las que la temperatura es más elevada y agradable. También es conveniente que salgan al aire libre en horas soleadas para realizar cortas caminatas, practicando estás acciones evitan que sus músculos se atrofien por inactividad.
  3. Alimentación e hidratación: se recomienda que los abuelos ingieran alimentos de forma frecuente y en pequeñas cantidades. Esta dieta debe ser de alto contenido calórico y con gran aporte proteínico. Es apropiado que durante el día y antes de dormir tomen alguna bebida caliente para ayudar a mantener la temperatura corporal. Aunque es normal que durante el invierno la sed sea menos frecuente, es aconsejable mantener una buena hidratación.
  4. Hábitos higiénicos y agua tibia: debemos cuidar a los abuelos de los contagios, por lo que deben cubrirse con tapabocas y pañuelos. Asimismo, procurar que tengas platos, cubiertos y vasos de uso exclusivo. Lavarse las manos con agua y jabón periódicamente evita contraer bacterias. Por otra parte, los baños de agua tibia ayudan a aumentar el calor corporal.
  5. Ventilar los espacios diariamente: es bueno aprovechar aquellas horas del día más cálidas para abrir puertas y ventanas de 10 a 15 minutos, dos veces al día.
  6. Usar una vestimenta adecuada: ayuda a mantener una temperatura saludable e impide que los cambios climáticos sean bruscos.
  7. Eludir los aglomeramientos: también evita la propensión a contagios, pero debemos tener un equilibrio sano con respecto a esta medida, evadir los lugares concurridos, no significa aislamiento, no es pertinente llegar a tal extremo.
  8. Evitar el cigarro y el licor: fumar o inhalar humo de tabaco, así como la ingesta de alcohol, es sumamente nocivo para la salud de un anciano, en cualquier época del año; y por supuesto agudiza la propensión a las enfermedades respiratorias y reumáticas.

 

¿Cómo cuidar a los abuelos de las humedades?

 Es trascendental tomar conciencia con respecto a la significativa edad de nuestros abuelos, entender que en esa etapa de la vida ellos demandan una atención especial.

Los familiares jugamos un papel esencial en su cuidado, contribuyendo en cubrir todas sus necesidades, manteniéndolos sanos a medida de lo posible y brindándoles el amor y el calor humano.

Entre nuestras tareas está vigilar que sus viviendas estén aptas para una habitabilidad digna. En ese aspecto, está cuidar el nivel de humedad que pueda tener el hogar de nuestros abuelos. El exceso de humedad infiere un riesgo para su salud, por eso es preciso estar siempre atentos a percibir cualquier indicio de humedad, ya sea por manchas en las paredes, muebles o ropa, por aquellos malos olores o por cualquier otro síntoma de humedad.

Son muchas las causas y efectos de las humedades, para cada problema de humedad existen diferentes orígenes y patrones a seguir. Si los hogares de nuestros ancianos están sufriendo de tales padecimientos, lo más recomendable es colocarlas en manos de expertos como Acuasec, quienes tienen la cura definitiva a todos los problemas de humedades en las viviendas de nuestros abuelos.

Solicita ahora mismo un diagnostico gratuito con Acuasec, empresa líder en tratamientos anti-humedades, con una atención personalizada de la mano de expertos en combatir este tipo de padecimientos.

Acuasec ofrece hasta 30 años de garantía y un sinfín de beneficios y satisfacciones, brindándoles soluciones adaptada a las necesidades de los abuelos, las cuales harán de sus casas un paraíso libre humedad.

 

1Comentario
  • Rebeca jimenez
    Publicado en 18:49h, 15 enero Responder

    Me parece correcto q acuasec haga esta reflexiones positivas sobre el adulto mayor. Seria interesante q como responsabilidad social de su empresa presten ayuda practica en los ancianatos o fundaciones q alberga a los abuelitos gracias

Deja una réplica a Rebeca jimenez Cancel Reply

Le llamamos gratis