LAS HUMEDADES Y EL INVIERNO

acuasec invierno

LAS HUMEDADES Y EL INVIERNO

Ha llegado el invierno y con él las lluvias y el frío, aunque está claro que en nuestro país el clima no es tan extremo como en otras naciones Europeas. Sin embargo, la variación de la temperatura va a depender de la región en la que te encuentres, las ciudades con mayor altitud suelen verse más afectadas por el frío.

En invierno las temperaturas son relativas y se vuelen irregulares; durante el día puede haber algo de sol y con clima agradable, mientras que las noches son de mucho frío.

En época de invierno las lluvias se vuelven muy frecuentes y en ocasiones por largos períodos, lo que hace aflorar los problemas de humedades.

El invierno contribuye al descubrimiento o la reaparición de los padecimientos de humedad que existan en casa o en cualquier inmueble, bien sea por condensación, filtración o capilaridad.

¿Cómo contribuye el invierno a las humedades por condensación?

Ya hemos mencionado que el invierno es de variaciones climáticas, puede hacer un poco de sol, luego nublarse y llover, el día pudiese estar algo cálido y en la noche llega un frío enorme, todos estos cambios fácilmente pueden ocasionar humedades por condensación; debido a que la condensación es dada cuando un vapor es expuesto a una alteración en la temperatura, es decir, cuando el vapor ambiental se enfría o se contrae.

 

¿Qué hacer para evitar las humedades por condensación durante el invierno?

  1. Mantén una ventilación adecuada en el inmueble.
  2. Procura un equilibrio en las temperaturas de las habitaciones o espacios.
  3. Instala extractores de aire en ambientes con elevado nivel de humedad sótanos, baños, lavaderos y cocinas.
  4. Evita tender la ropa mojada dentro de la casa.
  5. Limpia cuidadosamente los objetos y zonas humedecidos para evitar la aparición de esporas de moho y ácaros.

 

¿Cómo contribuye el invierno a las humedades por filtraciones y capilaridad?

Las filtraciones ocurren cuando el agua penetra desde el exterior al interior de los muros, o de un lado al otro, a través de ranuras y grietas en las paredes. La mala impermeabilización de los techos también causa filtraciones.

Por su parte, la capilaridad es un fenómeno que se genera cuando el agua se deposita en el suelo, provocando corrosión y grietas, por donde ingresa el líquido acumulado, a través de las bases de la estructura.

Conociendo ahora en qué consiste estos dos tipos de humedades, podemos fácilmente entender cómo contribuye en invierno en la aparición de ambas; puesto que la temporada invernal comprende constantes episodios lluviosos, unos más fuertes que otros. La gran cantidad de agua difundida por las lluvias aumenta las posibilidades de que este líquido penetre al interior del edificio, de una u otra maneras.

 

Daños producidos por las filtraciones y capilaridad.

  • Corrupción de muebles y objetos de madera.
  • Olor a humedad.
  • Manchas de humedad en las paredes.
  • Aparición de esporas de moho y ácaros.
  • Desconchado de las paredes.
  • Levantamiento del friso.
  • Inundaciones
  • Cuando se trata de una pared con conexiones eléctricas, puede ocasionar electrocuciones, cortocircuitos e incendios.
  • Perdida de solidez en los muros de carga.
  • Caída de balcones, fachadas, techos, muros y vigas.

 

¿Cómo solucionar los problemas de humedades durante el invierno?

Para cualquiera de los tres casos, lo mejor es ponerse en manos de expertos en tratamientos anti-humedades cómo Acuasec, empresa que te brinda soluciones de hasta 30 años de garantía. Solicita ahora mismo tu diagnostico gratuito y no esperes más para dejar de padecer de cualquier problema de humedad.

Acuasec es eficacia, satisfacción, seguridad y confort, con soluciones personalizadas y adaptadas a tus necesidades. Acuasec es la mejor opción para ser libre de las humedades.

 

 

 

 

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis