¿CÓMO SABER SI TENGO ALERGIA A LA HUMEDAD?

Muchas veces se habla de “alergia a la humedad”, aunque realmente se trate de un término incorrecto, ya que lo que realmente desencadena la alergia son los hongos y los mohos que se expanden a través del aire en forma de esporas.

Los hongos más comunes en España son la Alternaria, el Aspergillus y el Penicillium. Se le llama alergia a la humedad de forma coloquial, ya que estos microorganismos necesitan ambientes húmedos y oscuros para poder reproducirse.

En entornos con altos niveles de humedad se produce una gran proliferación de esporas, estas son inhaladas por las personas y llegan hasta el sistema respiratorio donde provocan la inflamación de los bronquios.

sintomas alergia humedad

Factores que favorecen la presencia de mohos:

  • La región: en nuestro país las mayores concentraciones de moho se localizan en zonas costeras.

 

  • La época del año: al igual que la mayoría de las alergias respiratorias, la alergia a la humedad se agudiza en la época primaveral y estival. Sin embargo, los mohos no mueren con el frío por lo que estas alergias pueden aparecer momento del año.

 

  • La presencia de humedades en casa: el agua es sinónimo de vida, al igual que nosotros necesitamos agua para vivir, los microorganismos como los mohos se desarrollan en ambientes húmedos.

 

¿Cuáles son los síntomas de la alergia a la humedad?

Los síntomas varían de una persona a otra, sin embargo, hay algunas señales que delatan esta dolencia:

-Estornudos constantes y congestión nasal.

-Picor de garganta y de nariz.

-Irritación de ojos.

-Sequedad y rojeces en la piel.

Aunque los síntomas de la alergia a la humedad parezcan leves pueden traer consigo problemas más graves como episodios asmáticos con dificultades para respirar.

 

¿Cómo diagnosticar correctamente la alergia a la humedad?

Si tienes dudas de si tienes alergia al moho, deberás acudir a tu médico para que realice una Las pruebas médicas más comunes para comprobar si se padece una alergia a la humedad son:

-Pruebas en la piel: se realiza una pequeña punción a nivel superficial y se introduce el alérgeno para observar si se produce una reacción cutánea.

-Pruebas sanguíneas: se realiza una pequeña extracción de sangre y se incuba para observar cómo reacciona ante el alérgeno.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis