CÓMO PREVENIR LA APARICIÓN DE ÁCAROS EN EL DORMITORIO

Las viviendas modernas son cada vez más herméticas y cálidas, lo que permite que se den las circunstancias idóneas para el desarrollo de unos microorganismos conocidos como ácaros de la humedad. Aunque no los podamos ver, estos microorganismos están presentes en todos los habitáculos del hogar, su estancia predilecta es el dormitorio donde se alimentan de los restos de pieles muertas que se acumulan en los diferentes tejidos: sábanas, mantas, colchas, fundas de almohadas, cortinas, moquetas, peluches, etc.

¿DÓNDE SE DESARROLLAN LOS ÁCAROS?

Los ácaros se sienten atraídos por ambientes húmedos, cálidos y oscuros. La temperatura idónea para su desarrollo es de entre 25º C y 30º C (por eso se sienten tan cómodos en dormitorios), y necesitan un gran porcentaje de humedad relativa para poder subsistir.

Se sienten a gusto en colchones, almohadas, sábanas, alfombras, mantas, sillones, cortinas, juguetes de peluche o el pelo de los animales y de los niños.

¿SON PELIGROSOS PARA LA SALUD?

Los ácaros son completamente invisibles para el ojo humano, sin embargo su presencia puede causar grandes molestias en forma de alergia: estornudos constantes, congestión nasal, picores en la garganta y en los ojos, reacciones en la piel, inflamación de párpados, tos y problemas respiratorios. Estos síntomas se vuelven aún más preocupantes si hablamos de niños que conviven con ácaros, ya que estos suelen provocar la aparición del 50% de los casos de asma infantil.

CÓMO EVITAR LA PROLIFERACIÓN DE LOS ÁCAROS

Los ácaros de la humedad llevan viviendo en este planeta más de 400 millones de años, por lo que su poder de adaptación es muy grande y es imposible que nos deshagamos de ellos por completo. Sin embargo es posible reducir su población en nuestro hogar en un gran porcentaje y así reducir los riesgos que pueden ocasionar a nuestra salud.

• Mantener bajos los niveles de humedad. Las humedades son uno de los desencadenantes que más afectan a la aparición de ácaros. Por eso es importante mantener a ralla fenómenos como las filtraciones o la condensación. El exceso de humedad crea el entorno propicio para el desarrollo de ácaros y de otros organismos como mohos.
• Ventilar la habitación. Basta con abrir las ventanas 10 minutos al día para renovar el aire viciado y cargado de humedad, y así evitar la acumulación de ácaros y polvo.
• Dejar pasar la luz solar. Mantener persianas y cortinas abiertas durante el día hará el dormitorio esté bien iluminado para que no se desarrollen ácaros, ya que la luz solar no es tolerada por estos microorganismos.
• Es necesario lavar las sábanas y cortinas a una temperatura mayor de 60 grados centígrados. Los ácaros no pueden sobrevivir a temperaturas tan altas.
Limpiar el colchón. Cada cierto tiempo conviene pasar la aspiradora sobre el colchón, ya que es uno de los lugares donde más ácaros se desarrollan.
Evitar el uso de alfombras. Las fibras de las alfombras son un hábitat óptimo para el desarrollo de los ácaros. Además estos tejidos retienen la humedad y proporcionan un ambiente húmedo para los ácaros.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis