El efecto de la humedad en la salud: ácaros y moho

En Acuasec no nos cansamos de incidir en la importancia que tiene para la salud de la familia un ambiente saludable en el hogar y lo perjudicial que resulta para ello tener humedades en las viviendas.

Sabemos que sí es necesario cierta humedad ambiental, con lo que la pregunta es:

¿A partir de qué niveles la humedad puede causar efectos negativos en nuestra salud?

Podríamos decir que niveles superiores a un 60-65% de humedad ambiental podrían ser perjudiciales para el organismo. El problema de salud viene dado por los microorganismos que se reproducen en superficies húmedasácaros y moho.  Hoy os vamos a hablar de ellos para que tu familia pueda descansar así de tranquila.

humedad acaros

¿Qué son los ácaros y qué problemas de salud traen consigo?

Los ácaros son unos microorganismos, pertenecientes a la familia de los arácnidos. Estos animales microscópicos habitan en casi todos los lugares del mundo, prefiriendo las zonas de clima templado y humedad relativa alta. Uno de sus hábitats es el polvo del interior de las casas. Como dependen de la humedad (ambientes de entre 70% y 80% de humedad) y son algo fóbicos a la luz, sus lugares favoritos para vivir son colchones, almohadas, peluches, alfombras, etc. En estos lugares encuentran además uno de sus alimentos favoritos, como son las escamas de piel humana y animal.

Se estima que los ácaros de polvo son responsables del 50% de los síntomas alérgicos. La inhalación de los mismos es responsable de enfermedades respiratorias como la rinitis e incluso asma.  Asimismo, los ácaros también pueden causar conjuntivitis alérgica y dermatitis atópica.

¿Qué es el moho y por qué es perjudicial?

El moho es un hongo que se encuentra tanto al aire libre como en lugares húmedos y con baja luminosidad. Las condiciones húmedas y cálidas favorecen su crecimiento. Se trata de microorganismos que pueden ser benéficos o dañinos. Los que tiñen de gris, marrón o verde, paredes, techos y cualquier sitio húmedo donde encuentren vías para reproducirse, son perjudiciales para la salud humana. Este tipo de hongos son tóxicos, pudiendo generar congestión nasal, irritación de los ojos, dolor de cabeza, mareos, alergias y cansancio, así como empeorar asma y enfermedades respiratorias en general. Has de tener especial cuidado con ancianos, bebés, niños pequeños, mujeres embarazadas y gente enferma o convaleciente.

El moho que puede causar verdaderos problemas graves es el moho negro, moho de la familia de los aspergillus. El caso extremo sería que este exceso de humedad condujera a contraer o desarrollar aspergilosis, una enfermedad infecciosa que afecta a pulmones y menos frecuentemente a  los senos paranasales, sistema nervioso central, ojos o la membrana que tapiza el corazón (endocardio).

¿Qué puedo hacer para prevenir la aparición de ácaros?

  • Mantener la humedad baja, específicamente por debajo del 50%.Con los sistemas de renovación del aire de Acuasec ese problema lo podrás solucionar si problema
  • Ventilar la casa, mínimo unos 10-15 minutos al día. Mejor si se realiza a primera hora de la mañana y de la tarde.
  • Si usas calefacción durante el invierno mantenla a una temperatura adecuada, cerca de unos 19 o 20 grados, pues el aire caliente produce más humedad que el frío.
  • Mantener el cuarto bien iluminado en la medida que se pueda (abrir cortinas cuando hay luz natural, que estas dejen traspasar la luz solar,…).
  • Lavar regularmente, sabanas, colchas y fundas de la cama, cortinas, peluches,… y siempre que se pueda a más de 60 grados centígrados
  • Limpiar el colchón periódicamente con la aspiradora. Sobre todo, se recomienda realizar la limpieza en primavera y otoño, debido a que son las épocas en donde suelen aparecer los molestos ácaros.
  • Limpiar la casa con un trapo húmedo y aspiradora, evitando los plumeros y escobas que levantan polvo y remueven los ácaros que están en el ambiente.
  • Y si se puede: tratar de evitar los refugios de los ácaros (alfombras, moquetas, cortinas de tela, muebles con facilidad para acumular polvo,…).

La mayoría de estos tips también ayudarán a evitar la aparición de moho, pero ¿hay algún consejo específico para que no aparezca el moho en el hogar?

Lo primero, al igual que para los ácaros: mantener la humedad a raya y para ello:

  • Evitar tender ropa mojada dentro de casa, lo que ocasiona humedades por condensación.
  • Reducir la condensación en las habitaciones con la instalación de aislamientos, incluso aislando algunas superficies, por ejemplo colocando revestimientos sobre los tubos de metal.
  • Solucionar filtraciones de agua: goteras en los techos o paredes, fugas en las tuberías y grifos que gotean o una ducha con fugas.

Como hemos dicho, una de las causas principales de aparición del moho y de los ácaros es una excesiva humedad ambiental y, como ya sabéis, en Acuasec somos especialistas en el tratamiento definitivo contra las humedades a nivel nacional. Además en 2015 ganamos el premio “A tu salud” a la mejor empresa por nuestro tratamiento del aire y en 2016 el “Premio a la Excelencia”.

Así que solo falta que nos llames y que consultes tu caso, nuestros técnicos cualificados repartidos por toda España te asesorarán para solventar tu problema de humedades.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis