Cuida tu salud, acaba con las humedades

Una alergia es una reacción, una hipersensibilidad a una sustancia con la que se entra en contacto bien inhalándola, ingiriéndola o tocándola. Por ello, hay que intentar no entrar en contacto con dicha materia, aunque no siempre depende de nosotros mismos. Es decir, existen muchos factores externos que influyen en el estado y favorecen el empeoramiento de una alergia.

niño alergia humedad

Dentro de estos factores externos, como el viento o la temperatura, encontramos también la humedad, la cual ha de ser siempre inferior al 60% para no ser perjudicial para la salud. Esto se debe a que las humedades no sólo aumentan el riesgo de contraer otro tipo de enfermedades, sino que agravan los síntomas. Entre otros, las humedades favorecen problemas respiratorios como el asma o problemas dermatológicos como la dermatitis atópica.

Asimismo, la presencia de humedad es un factor decisivo en el crecimiento y dispersión de los ácaros, los hongos y las bacterias. Uno de los mohos más perjudiciales para la salud es el “Tachybotrys Atra” el cual, negro y pegajoso, crece en las maderas con humedad.

Por ello, tratar las humedades es realmente importante para evitar no sólo problemas sobre alergias, sino preocuparnos por nuestra propia salud.

Sin comentarios

Deja un comentario

Le llamamos gratis